¿POR QUÉ ELEGIR A CLARA?

A Clara le pasan cosas, y le pasan cosas porque ¡VIVE!

 

Ella es extrema y, ríe, llora, sueña y quiere, sin medidas.

No le importa que estas intensidades le ocasionen más de un dolor de cabeza porque, al fin y al cabo, siempre sale fortalecida de ellas mientras sus alas se hacen aún más grandes para el próximo vuelo.

 

Clara es una jovencita de veintitantos a la que le pasan cosas de chicas de veinti-treinti, tan reales como la vida.

Por eso la elegí.

 Porque Clara puede ser tu hermana, tu amiga, tu vecina, la cerda del trabajo a la que odias o incluso, tú.

 

Por eso y porque todos sabemos que cuando la cagamos en algo, nos invade un sentimiento de malestar que, mágicamente, torna a reconfortante si descubrimos que a los demás también les ha pasado, ¿no es así?

 

Pues ella ha venido para demostrarnos que, aunque se esté calentito y nos hayamos acostumbrado a vivir con la peste, debemos salir de nuestro saquito de mierda comunitario y enfrentarnos al mundo con la cabeza alta y las ganas bien abiertas. 

 

Clara ha venido para cocinarte algo especial y, de primero, te propone el mundo. 

¿NOS LO COMEMOS?